El Manifiestu (asturianu)

(in English)(em português)(in Deutsch)(en français)(in italiano)(στα ελληνικά)(en català)(en galego)(euskeraz)(en aragonés)(en Esperanto)

«Última llamada»

Esto ye más qu’una crisis económica y de réxime: ye una crisis de civilización

ultima-llamada-v0-2-640x927Los ciudadanos y ciudadanes europeos, na so gran mayoría, asumen la idea de que la sociedá de consumu actual puede “ameyorar” escontra’l futuru (y que tendría de faelo). Mentanto, bona parte de los habitantes del planeta esperen dir averándose a los nuesos niveles de bienestar material. Sicasí, el nivel de producción y consumu consiguióse a cuenta de escosar los recursos naturales y enerxéticos, y romper los equilibrios ecolóxicos de la Tierra.

Nada d’esto ye nuevu. Les investigadores y los científicos más lúcidos lleven dándonos fundaes señales d’alarma dende principios de los años setenta del sieglu XX: de prosiguir colos enclinos de crecedera vixentes (económicu, demográficu, nel usu de recursos, xeneración de contaminantes y medría de desigualdaes) la resultancia más probable pal sieglu XXI ye un colapsu civilizatorio.

Güei atrópense les noticies qu’indiquen que la vía de la crecedera ye yá un xenocidiu a cámara lenta. El cayente na disponibilidad d’enerxía barata, los escenarios catastróficos del cambéu climáticu y les tensiones geopolítiques polos recursos amuesen que los enclinos de progresu del pasáu tán quebrándose.

Frente a esti desafíu nun basten los mantras cosméticos del desenvolvimientu sostenible, nin el meru apueste por tecnoloxíes ecoeficientes, nin una supuesta “economía verde” que tapa la mercantilización xeneralizada de bienes naturales y servicios ecosistémicos. Les soluciones tecnolóxiques, tantu a la crisis ambiental como al cayente enerxéticu, son insuficientes. Amás, la crisis ecolóxica nun ye una tema parcial sinón que determina tolos aspeutos de la sociedá: alimentación, tresporte, industria, urbanización, conflictos bélicos… Trátase, a última hora, de la base de la nuesa economía y de les nueses vides.

Tamos atrapaos na dinámica perversa d’una civilización que si nun crece nun funciona, y si crez destrúi les bases natural que la faen posible. La nuesa cultura, tecnólatra y mercadólatra, escaez que somos, de raigañu, dependientes de los ecosistemes ya interdependientes.

La sociedá productivista y consumista nun puede ser sofitada pol planeta. Precisamos construyir una nueva civilización capaz d’asegurar una vida digna a una enorme población humana (güei más de 7.200 millones), entá creciente, qu’habita un mundu de recursos menguantes. Pa ello van ser necesarios cambeos radicales nes maneres de vida, les formes de producción, el diseñu de les ciudaes y l’organización territorial: y sobremanera nos valores qu’emponen tou lo anterior. Precisamos una sociedá que tenga como oxetivu recuperar l’equilibriu cola biosfera, y utilice la investigación, la tecnoloxía, la cultura, la economía y la política p’avanzar escontra esi fin. Vamos Precisar pa ello tola imaxinación política, arrogancia moral y creatividá técnica que llogremos esplegar.

Pero esti Gran Tresformamientu atopa con dos torgues titánicos: la inercia de la manera de vida capitalista y los intereses de los grupos privilexaos. Pa evitar el caos y la barbarie escontra onde güei tamos dirixiéndonos, precisamos una rotura política fonda cola hexemonía vixente, y una economía que tenga como fin el prestu de necesidaes sociales dientro de les llendes qu’impon la biosfera, y non la medría del beneficiu priváu.

Por suerte, cada vez más xente ta reaccionando ante los intentos de les elites de fae-yos pagar los platos rotos. Güei, nel Estáu español, l’espertar de dignidá y democracia que supunxo’l 15M (dende la primavera de 2011) ta xestando un procesu constituyente qu’abre posibilidaes pa otres formes d’organización social.

Sicasí, ye fundamental que los proyectos alternativos tomen conciencia de les implicaciones que suponen les llendes de la crecedera y diseñen propuestes de cambéu muncho más coraxosos. La crisis de réxime y la crisis económica namá podrán superase si coles mesmes supérase la crisis ecolóxica. Nesti sentíu, nun basten polítiques que vuelvan a les recetes del capitalismu keynesiano. Estes polítiques lleváronnos, nos decenios que siguieron a la segunda guerra mundial, a un ciclu d’espansión que nos asitió nel estragal de les llendes del planeta. Un nuevu ciclu d’espansión ye invidable: nun hai base material, nin espaciu ecolóxicu y recursos naturales que pudieren sofitalo.

El sieglu XXI va ser el sieglu más decisivu de la hestoria de la humanidá. Va Suponer una gran prueba pa toles cultures y sociedaes, y pa la especie nel so conxuntu. Una prueba onde se dirimirá la nuesa continuidá na Tierra y la posibilidá de llamar “humana” a la vida que síamos capaces d’entamar dempués. Tenemos ante nós el retu d’un tresformamientu de calibre análogu al de grandes acontecimientos históricos como la revolución neolítica o la revolución industrial.

Atención: la ventana d’oportunidá ta cerrándose. Ye ciertu qu’hai munchos movimientos de resistencia alredor del mundu en pro de la xusticia ambiental (la organización Global Witness rexistró casi mil ambientalistas muertos namá nos últimos diez años, nes sos lluches contra proyectos mineros o petroleros, defendiendo les sos tierres y les sos agües). Pero a lo sumo tenemos un llustru p’asitiar un alderique amplio y tresversal sobre les llendes de la crecedera, y pa construyir democráticamente alternatives ecolóxiques y enerxétiques que sían al empar rigoroses y vidables. Tendríamos de ser capaces de ganar grandes mayoríes pa un cambéu de modelu económicu, enerxéticu, social y cultural. Amás de combatir les inxusticies aniciaes pol exerciciu de la dominación y l’acumuladura de riqueza, falamos d’un modelu qu’asuma la realidá, faiga les paces cola naturaleza y faiga posible la vida bona dientro de les llendes ecolóxiques de la Tierra.

Una civilización acábase y hemos de construyir otra nueva. Les consecuencies de nun faer nada —o faer demasiao pocu— llévennos directamente al colapsu social, económicu y ecolóxicu. Pero si empezamos güei, inda podemos ser les y los protagonistes d’una sociedá solidaria, democrática y en paz col planeta.

— En diversos llugares de la Península Ibérica, Baleares, Canaries, Ceuta y Melilla, y nel branu de 2014

La solución a la crisis es sencillísima...

Ilustración de El Roto

Descarga el Manifiesto

Manifiesto Última llamada (PDF)

 

Algunos firmantes del manifiesto:

Ada Colau, Alberto Garzón, Antonio Turiel, Antonio Valero, Arcadi Oliveres, Belén Gopegui, Cayo Lara, Enric Duran, Esther Vivas, Ferrán Puig Vilar, Florent Marcellesi, Joan Herrera, Joan Martínez Alier, Joaquín Araujo, José Manuel Naredo, Juan Diego Botto, Juantxo López de Uralde, Justa Montero, Marina Albiol, Olga Rodríguez, Pablo Iglesias Turrión, Teresa Forcades, Teresa Rodríguez, Xosé Manuel Beiras, Yayo Herrero… (Ver lista completa al pie de la cual podrás firmar tú también)

(Traducción: Paco Ramos.)

(Lee nuestro aviso legal y normas antes de participar en el blog con tus comentarios.)

Un comentario en “El Manifiestu (asturianu)

  1. Pingback: To Μανιφέστο | Κοινωνικό Καφενείο

Deja tu comentario o adhesión al manifiesto | Leave your supporting comment | Pour signer le manifeste laissez un commentaire | Überlasse dein Kommentar oder Einstimmung mit dem Manifest | Άφησε το σχόλιο σου ή την υποστήριξή σου στο μανιφέστο

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s