Marga Mediavilla: ¿De cuánta energía podremos disponer realmente?

(Reproducimos un nuevo artículo de Marga Mediavilla publicado en nuestro blog hermano en ElDiario.es el pasado día 12 de enero.)

El hecho de que el precio del petróleo esté cayendo en los últimos meses no debería hacernos olvidar que la crisis energética sigue avanzando por debajo de las fluctuaciones del mercado. Los cambios tecnológicos y sociales profundos requieren décadas, y desde esa perspectiva deberíamos ver la crisis energética: estudiando el agotamiento de los combustibles fósiles décadas antes de su inicio y buscando alternativas también con décadas de adelanto.

La mejor forma de conocer cuánta energía nos queda realmente es dejar de lado la inmediatez de la prensa y las declaraciones interesadas de las compañías energéticas, y echar un vistazo a las publicaciones científicas. Para ello, el Segundo Congreso sobre el Pico del Petróleo organizado recientemente por la UNED en Barbastro es un escaparate privilegiado que, además, puede consultarse en diferido en los vídeos y documentos de su página web.
Sigue leyendo

Jorge Riechmann: ¿Y si no subiéramos a las montañas más altas?

(Reproducimos nuevo artículo de Jorge Riechmann aparecido esta semana en nuestro blog hermano en ElDiario.es.)

Jorge Riechmann (Foto: M. Beltrán)

Jorge Riechmann (Foto: M. Beltrán)

Bután suele ser mencionado en nuestra reflexión social a cuenta de su inspirador índice de “felicidad interior bruta” (como alternativa al PIB) u otros rasgos de su economía alternativa. Pero hoy quisiera llamar la atención sobre otro rasgo singular de este pequeño país adyacente al Tíbet. Bután alberga la montaña más alta del planeta no hollada por ningún ser humano.

Qué desafío, ¿verdad, montañeros y montañeras? Se trata del Gankar Punzum (el Pico Blanco de los Tres Hermanos Espirituales, se nos dice que habría que traducir el nombre de esta montaña al castellano), una cima del Himalaya que ronda los 7.570 metros de altura. En 1994 se prohibió en Bután escalar montañas más altas de seis mil metros, para no perturbar a los dioses y espíritus que, según conjeturan en aquel remoto país asiático, podrían morar allí (la religión local es el budismo vajrayana). En 2003 parece que se prohibió el montañismo en general.

El contraste con la mentalidad occidental de conquista no podría ser mayor… Como es sabido, la razón que dio el eminente escalador Edmund Hillary para explicar su deseo de ascender al Everest (domeñado por fin en 1953) fue: “Porque está ahí”. Citius, altius, fortius (“más rápido, más alto, más fuerte”) es la frase pronunciada por el barón Pierre de Coubertin en la inauguración de los primeros Juegos Olímpicos de la Edad Moderna (Atenas 1896); también es un buen lema si se trata de captar la hybris del capitalismo desembridado. No se pueden reconocer límites a los empeños humanos, ya sean razonables (eliminar la pobreza), cuestionables (maximizar el PIB) o contraproducentes (establecer una base en Marte). No limits, nos martillean esos versículos sagrados que propina a todas horas la propaganda comercial metropolitana. Que siga la juerga…
Sigue leyendo

Marga Mediavilla: Debates en torno al decrecimiento: por favor, toquemos tierra

(Un nuevo artículo de Margarita Mediavilla, publicado este pasado martes en nuestro blog hermano en ElDiario.es.)

Marga Mediavilla. Foto: EQUO

Marga Mediavilla. Foto: EQUO

En los últimos meses se ha generando un cierto debate entre economistas críticos y personas afines a las tesis del decrecimiento, que recientemente se ha visto reavivado con la publicación del Manifiesto Última Llamada. Este diálogo entre las posiciones “socialistas” -con su objetivo de justicia social-, y las “ecologistas” -con su preocupación por los límites del planeta- es, sin duda, uno de los retos intelectuales más necesarios en este principio de siglo. Sin embargo, da la impresión de que se está llegando a un callejón sin salida, puesto que las posiciones se vuelven cada vez más enconadas sin que se avance ni se aporten reflexiones valiosas.
Sigue leyendo

Antonio García-Olivares: Sobre los recursos supuestamente sustituibles de la economía global

(Reproducimos una contestación adicional a las críticas publicadas en el web Politikon, esta vez a cargo de Antonio García-Olivares, publicada originalmente en el web The Oil Crash.)

Antonio García-OlivaresPara complementar el excelente post de Antonio Turiel, que comparto, me gustaría responder un poco más concretamente a algunas de las afirmaciones que plantea Juan de Ortega en su post “Ultimátum a la Tierra (II): Recursos para la economía global“, en la web Politikon, y que me parecen insostenibles.
Sigue leyendo

Respuesta de Turiel al artículo de Juan de Ortega “Ultimátum a la Tierra (II): Recursos para la economía global” (Politikon)

(Artículo de respuesta de Antonio Turiel a una reseña de nuestro manifiesto, anteriormente publicado en el blog de Turiel, The Oil Crash, el jueves 17 de julio.)

Queridos lectores,

Antonio Turiel. Imagen: TV3

Antonio Turiel. Imagen: TV3

Hace unos días la web Politikon publicó la segunda parte de su crítica al manifiesto “Última llamada“, titulada “Ultimátum a la Tierra (II): Recursos para la economía global“, firmada por Juan de Ortega. Como ven, es la segunda de tales críticas; pero la primera (firmada por Jorge San Miguel) es tan fácil de responder que no merece la pena dedicarle un post entero: baste decir que su argumento central es que “Última llamada” niega el progreso habido durante los dos últimos siglos, y que como ha habido un gran progreso material durante las últimas décadas sólo cabe esperar que siga por siempre. El razonamiento es tan infantil y poco substanciado que, como digo, no merece la pena extenderse mucho más con él. La segunda parte, de Juan de Ortega, tiene un poco más de contenido, ya que al menos se toma la molestia de examinar la sustancia de algunos de los problemas expuestos en “Última llamada”, y tiene la honestidad de reconocer que el cambio climático puede ser un problema grave. Lo más llamativo del artículo de Juan de Ortega es que en muchos casos identifica correctamente el origen de muchos de los problemas que aquejan a nuestro mundo, pero le falta valentía o le sobran prejuicios para unir los puntos. Analicemos el texto con algo de detalle.
Sigue leyendo